SPORTIVA

el deporte femenino

¿Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL QUÉ?

¿Cuando uno va a la panadería, a un almacén o al restaurate se va sirviendo de lo que le gusta sin siquiera decir, "permiso"? ¿Sin siquiera preguntar cuánto cuesta? ¡Por supuesto que no...! Porque los dueños de esos artículos llamarían inmediatamente a la Policía. Con los artículos, fotos, en fin con todo lo que es contenido periodístico pasa lo mismo: uno no puede ir cogiendo así porque sí. Y más cuando el trabajo se hace de manera profesional, que se le paga a otros por hacerlo. En Francia hemos tenido que obligar a varios blogs y asociaciones a retirar contenido que ha sido tomado de nuestro medio sin autorización, sin comprarlo. En América Latina, estamos empezando a hacer lo mismo. Cuando uno toma sin pedir permiso se llama robar. Y lo mismo ocurre con la propiedad intelectual. Pero que costumbre más deshonesta es la que se dejaría propagar por internet si eso no se denuncia, sino se dice "¡basta!". Sportiva.