SPORTIVA

el deporte femenino

SOFTBOL, DESDE EL SALITRE AL MUNDO…

ACTUALITES

Softbol

SOFTBOL, DESDE EL SALITRE AL MUNDO…

Reportaje: Jacques Cortie

SOFTBOL. Cada sábado en la mañana, la Unidad Deportiva El Salitre se llena de jugadoras de softbol. Allí se dan citan los clubes involucrados en el campeonato recreativo. Provenientes de todos los barrios de la capital, así como de la costa colombiana y, a veces, de Venezuela, las jugadoras tienen todas las edades. Todas ven con satisfacción cómo esta práctica femenina crece. Hasta en el Club de Béisbol Atléticos de Ciudadela aparecen las nuevas estrellas del softbol. Sportiva encontró las mujeres que le ponen luz y entusiasmo a este deporte…. . (Artículo de 5 650 caracteres)

La terraza es normal. Y la tienda, igual a las que se ven en cualquier parte. Pero el lugar tiene un aire diferente. Allí un grupo toma el tinto, un refresco o unas galletas, y llama la atención con el ambiente que pone, con su indumentaria gris y sus gorras rojas marcadas con la letra « H » Ellas son las jugadoras de un club que nació hace 3 años, precisamente en esta tienda…

Huracanes: de la tienda a las canchas

En Colombia siempre las historias bonitas surgen detrás de lo que parece algo “normalito”. En nuestra historia, es una tienda. Y es la dueña de este lugar estratégico frente a las canchas de béisbol de la Unidad Deportiva el Salitre, quien lanzó la idea de montar un club de softbol. Fue así como surgieron las «Huracanes». Para el nombre no tuvieron que pensarlo mucho tiempo.

Entre las integrantes de «H», se encuentra María Fernanda Batista. Oriunda de Montería, y con 37 años de edad, es Centerfield en el deporte, e ingeniera ambiental en el instituto Humboldt, en la vida diaria. «Lo que me gusta en este deporte es la concentración y el estimulo mental que conlleva » . Juega y disfruta la liga recreativa y ella no pude en duda el desarrollo: « Vamos a superar los hombres en el béisbol como en el softbol.»

María Fernanda, como sus amigas, siente que esta práctica femenina crece y que es imparable. De momento en Huracanes, hay sólo 16 inscritas, con edades que van de los 25 a los 45 años. En el grupo, también está Lamadrid Gil Orozco, docente en el jardín infantil Costa Azul. Es venezolana y el béisbol es una evidencia para ella «Con este club, me reencontré con mis raíces y la vida de mi país… » Ahora se siente orgullosa de poder jugar Rightfiled. Y de hacer parte de esta comunidad del sábado en la mañana. Evidentemente, tanto María Fernanda como Lamadrid conocen a Nancy, una de las leyendas del softbol que también se puede encontrar en el mismo lugar.

Águilas: todas con Nancy

Sonriente y tranquila ella cuenta su historia con algo de orgullo. El camino se le abrió de la manera la más sencilla en la Unidad Deportiva El Salitre, pero en el viejo. « Empecé a los 13 años, cuando mis hermanos y su equipo dijeron un día ‘¿Por qué no lo intentas?’. Éramos 15 y así empezó. Otros equipos hicieron lo mismo. Todo eso fue en 1972 y fue así como se pudo armar el primer triangular femenino… »

Nancy Bravo tiene ahora 60 años. Estuvo en la selección Colombia, en 1978, en Medellín; en 1980, en Puerto Rico, y en 1982 en Taïwan. Pero lo que más le interesa a esta nativa de Barranquilla es el presente y el futuro del béisbol. Ahora trabaja tiempo completo por Las Águilas, donde hay 25 mujeres de 30 a 60 años que disfrutan el torneo recreativo de la Liga de Bogotá. « Cada sábado tenemos 2 partidos. Pero, si el softbol crece mucho y se desarrolla bien, es gracias a la bola rápida de las de menos de 30 años. » Nancy sonríe, llama a todas las jugadoras. Y pide la foto de todo el grupo. Porque en más de 40 años de deporte le ha enseñado que siempre se debe pensar en colectivo…

Atléticos de Ciudadela

El Club Atléticos de Ciudadela es uno de los más recientes en conformarse. A comienzos de junio, festejó sus 6 años de existencia, Entre la torta del cumpleaños, las risas y el sol del Salitre, aún le queda una tarea muy importante a este club que le debe mucho, o casi todo, a Luz Dary Ramírez y a su esposo Javier Uribe: recibir más niñas.

Si bien el sábado es un día clave para el softbol, el domingo lo es para el beisbol. El domingo 2 de junio, al pasar el puente peatonal sobre la Avenida 68, todos los deportistas que utilizaban este cruce para llegar a la Unidad Deportiva, eran recibidos por una fiesta con bombas de colores, mesa llena de comida, y jóvenes tomándose fotos: evidentemente se festejaba un cumpleaños. Afortunadamente, todos los detalles y los uniformes servían de información para explicar que el deporte era el motivo.

Un club, que como tantos en Bogotá, se mueve gracias a la buena voluntad de sus integrantes. « Queríamos que los niños bogotanos tuvieran la oportunidad de jugar béisbol » , dice Luz Dary, tesorera. « Tenemos 95 inscritos de 4 a 17 años, de los cuales 5 niñas » , Javier otro de los motores del béisbol en Bogotá, busca motivar a más niños. « Para mostrar que ‘si pueden’ ». Mientras los dos hablan, van sirviendo jugos, partiendo el ponqué…

Esta pareja hace todo por el amor a su deporte. Hasta tuvieron una niña y ya ha brillado fuera de la Unidad Deportiva El Salitre. Paula Torres empezó jugando en Atléticos. Hoy tiene 18 años, pero hace mucho tiempo que se pone la camiseta de las selecciones de softbol. « Empecé a jugar a los 13 años, con Atléticos. Primero jugué con las mamás, después con los niños, durante 2 años. Y después, por cuestión de seguridad, pasé al softbol y a la bola rápida… »

Paula siguió su camino, jugando un Suramericano en 2016, y fue una de las jugadoras más valiosas de Colombia. Ahora construye su carrera. Deportivamente quisiera llegar a ser profesional en Estados-Unidos. Personalmente está por empezar estudios de sicología en la Fundación Universitaria… Pero lo que no cambia es el recuerdo de sus primeros pasos: « Estoy muy agradecida con el club que es como una familia… » Del Salitre al mundo. Con Paula Torres es un poco la parábola de un deporte que crece. Y no sólo en la mañana de los sábados.

Jacques Cortie

Facebook Twitter